Canta, gitana, canta - Alicia García Castelazo



Anciana,

Alta, muy delgada,

vestía con faldas largas.

Vivía en un cuarto de azotea.


Por la tarde, encaminaba sus pasos

a los jardines y cines,

y de su boca salían dulces notas,

de melodías antiguas.


Su voz era hermosa,

limpia y cantarina

como corriente de un rio.

Se detenían a escucharla

y obsequiarle una moneda.


Amnesia senil fue el diagnóstico.

La autoridad la internó,

en un alberque de ancianos.

Y la Gitana seguía Canta Gitana canta,

hasta el final de sus días.



Ilustración: Fotografía de Shlag en Usplash

31 views0 comments

Recent Posts

See All