Carta a mi Abuelo VII - Lupita López Esteva



San Juan Bautista Tuxtepec, Oaxaca a 07 de enero de 2022.




Querido abuelito


La vida cotidiana es bella.


Cada mañana me levantaba para ir a la secundaria, me bañaba y me ponía mi uniforme con pechera y tirantes guinda, me gustaba usarlo sin tirantes, pero los compañeros las ataban a la sillas y un día tembló y ya te imaginaras que terror de no poder salir corriendo por las cintas atadas a las sillas de paleta. Bueno, en realidad quería recordar que en las mañanas dos huevos tibios y un vaso de leche hervida con canela me esperaban en la cocina.


Ella, mi abuelita se levantaba temprano y a ti ya te había hecho un chocolate batido con molinillo y te ibas a tu trabajo en tu bici y yo me iba a la secundaria caminando por toda la vía del tren con mis amigos…


Ahora el aroma a canela y el olor del chocolate recién hecho me evocan la casa de tejas y la cocina. Quise copiar la cocina en mi casa para estar todos juntos.


Bueno, ya te recordaré cuando aprendiste a andar en bici porque yo no aprendí, porque abuelita decía que eso era para los hombres y que las niñas no debían andar en esa cosa de dos ruedas, y yo muy obediente, pues no aprendí. Bueno, ya contaré cuando tú aprendiste a andar en bici a los cuarenta años.


Se despide de ti.


Tu nieta favorita

Lupita



Ilustración: Jaime Dantas en Unsplash

33 views0 comments

Recent Posts

See All