En busca de la fantasía - Marichoni



Una pregunta: ¿En dónde puedo encontrar la fantasía? Me parece que si la encuentro, puedo darle vuelo a la imaginación y así viajar a tierras lejanas, asomarme por un agujero y ver a esos seres que tanto amo y que se hallan repartidos por el mundo, sí ¿dónde puedo encontrar la fantasía? Esa fantasía que me convierte en lo que no soy: una reina, una bruja o, tal vez un fruto o una flor.


Recorrí las tiendas y encontré: relojes, alimentos, ropa, flores, muebles y hasta casas, pero ninguna vendía la fantasía. Caminando, en busca de ella, encontré, en un simple banco de un parque, a un señor de pelo cano y lento andar, con un libro en la mano y rodeado de pequeños escuchas que, en silencio, dirigían la mirada hacia lo que él les relataba ¿estaría ofreciéndoles fantasía? Tal vez… Seguí caminando y… un árbol, un árbol frondoso que daba fresca sombra, si uno se sentaba cerca de él. Me quedé mirando y algo inusual encontré, no todavía no era la fantasía, pero… en vez de frutos, el árbol tenía libros entre sus ramas, sí, libros con diferentes historias: La Muñeca Viajera de Kafka, La Frontera Indómita de Montes, La Canción de la Tierra de Hoffman, Peñas Arriba de Pereda, Gramática de la Fantasía de Rodari. Allí me detuve, el título me atrapó. ¿Será que en esas hojas encontraré lo que he estado buscando?


Pero, tendría que haberme dado cuenta que ya estaba en ella, allí estaba la fantasía: el árbol tenía entre sus ramas libros en vez de frutos.


Volteé y no vi a nadie, - parece que el árbol no tiene dueño, entonces, me llevo el de la fantasía.


Al bajarlo, otra vez algo inusual, al abrir el libro encontré que no sólo tenía hojas, ¡había una puerta con una llave, abrirla fue fácil! ¿qué encontré? un camino, dirección: la fantasía.


Lo recorrí y más adelante descubrí: la fantasía está dentro de ti.


Con esa certeza me fui. Ahora sí, a recorrer el mundo, ya nada me detendría.



Ilustración: Fotografía de Allen en Unspash

22 views0 comments

Recent Posts

See All