top of page

La educación en tiempos de la era tecnológica - Marichoni

La tecnología es importante,

pero más importante es

qué hacemos con ella.

Mujamad Yurug

 



    Hace tiempo que escucho que hay que cambiar de estrategias en educación, que los niños ya no cuentan con los mismos parámetros y responden de manera diferente, que los padres de familia han modificado su visión de la labor de la paternidad y de la maternidad.


    Pareciera que se ha modificado la naturaleza infantil, que ya no comprenden igual y se les ve desinteresados.


    ¿Será así como se describe? o es el enfoque de los adultos hacia la educación lo que ha cambiado.


    Me parece que ni lo uno ni lo otro, o para ser más precisa, lo uno y lo otro. La naturaleza de los niños sigue respondiendo como siempre: seres vivos en desarrollo que requieren de límites claros para adquirir seguridad y aprender a tomar sus propias decisiones con libertad. Todo esto dentro de un marco de amor y firmeza, como siempre ha sido.


    ¿Qué se ha modificado en esencia? La manera de ver la educación por parte de la sociedad, de los adultos educadores que no pueden perder de vista que son formadores del pensamiento de los niños, reconociéndolos como seres con sentimientos y con anhelo de crecimiento.


    La labor educadora, y no solo educativa, sigue teniendo la misma trascendencia, hacerla siempre ha sido una labor ardua y larga, requiere de un esfuerzo consistente y de un acompañamiento de por lo menos veinte años.


     Esto es lo que los adultos parece que no están dispuestos a considerar porque les asusta.


    La tecnología les cambió el paradigma, la inmediatez de las respuestas a las preguntas que se formulan obtenidas por los dispositivos, les han impedido desarrollar la tolerancia y tener ese compás de espera que requiere la educación de un niño, porque ellos, los niños siguen siendo sensibles a la necesidad de saberse y sentirse amados, atendidos y reconocidos, siguen requiriendo de ayuda para el desarrollo de sus potencialidades, siguen solicitando, con conductas específicas, que los adultos ejerzan una autoridad que oriente y que se hagan presentes en su vida, que les muestren el uso de sus libertades con una retroalimentación precisa y amorosa, que les ayuden a contemplar los riesgos y a dimensionarlos, que sientan la cercanía de quien, por su experiencia, alcanza a vislumbrar más ampliamente el horizonte de la vida.


    Parece que los parámetros para educar en tiempos de la tecnología tendrían que ser muy similares a los de todos los tiempos, y considerarla solo como una herramienta que tiene que ser de ayuda y no de dependencia para niños y mayores. 


 Por ello, parafraseando al Queda Prohibido de Alfredo Cuervo, diría:

Queda prohibido anteponer los derechos de los adultos a los de la infancia porque ellos están en proceso de ser ellos mismos y necesitan de su apoyo.

Queda prohibido no concederles a los niños el tiempo necesario para sentirse amados, reconocidos y apreciados.

Queda prohibido no proporcionarles las herramientas indispensables para su adecuado desarrollo.

Queda prohibido hacerles vivir la adultez antes de favorecerles la toma de conciencia de sus actos.

Queda prohibido hacerles sentir como estorbo y como un impedimento para el logro de los sueños de los adultos, ellos tienen que estar incluidos en esos sueños.


    Tal vez así el mundo recobre la fe y la esperanza en su propia especie.


      Lo ofrezco con la humildad de contar con sesenta años como maestra.



Ilustración: Fotografía del archivo de la propia autora.

26 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page