top of page

Otro día igual - Anne Labrousse




Te despiertas de mal humor. Como Rosita, otra vez, apagaste la luz demasiado tarde.

 

Te morías de sueño pero seguiste leyendo. Más de una vez, se te cayó el libro de las manos, pero intentabas leer unas páginas más.

  

Y ahora, ¡mírate! ¡pero que cara !. Que círculos negros más grandes alrededor de tus ojos. Tu piel se ve amarillenta. ¡Bravo!

 

Pero, sobre todo, no te acuerdas de lo que tenías que hacer. Aquello que te parecía tan urgente a la medianoche cuando revisabas mentalmente todos tus pendientes, y hasta los potenciales pendientes.

 

Ah, si, ¡Que bien! Lo lograste otra vez.

Dios, ¡que día más feo! Todo gris.

 

No me quiero levantar. Ya, tómate tu café y recapacita, mujer. Basta de flojera.

 

No, no, este nuevo día es una pesadilla.

¡A trabajar ya! 

Ándale. Rápido. Ni sé dónde están mis libros, ni dónde metí las facturas.

 

Y más te vale ir al yoga esta noche. Y comer sano. Y preparar tu maleta, y contestar tus correos. Todos.

 

¡Ah! y prohibido ir al centro comercial. 

Es una ocupación vacía y tú, se supone que tienes cerebro.



Ilustración: Fotografía de Isabella Fischer en Unsplash

16 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page