top of page

¿Qué es lo que más disfruto? - Marichoni



    Disfrutar es ley de vida, por ello es tan difícil enfrentar los momentos de sufrimiento o de enojo y frustración. Yo busco disfrutar el mayor tiempo posible para cumplirla, y hago un recuento de algunos de momentos y de algunas que disfruto.

    Lo que más disfruto es que cada mañana, el solo hecho de despertar, me permite darme cuenta de que el día se abre para decirme: hoy tienes una nueva oportunidad, Dios te concede la vida, la salud y la conciencia de saberlo.,

     Lo que más disfruto es un mensaje que, al inicio o antes de que se acabe el día, me dice que hay quién me trajo a su presente y estoy en su memoria.

    Lo que más disfruto es escuchar ABI, esa palabra llena de fantasía que se ha convertido en un código de amor que me expresan los miembros de una generación de pequeños y de no tan pequeños que me hablan de la renovación de mi existencia, mis nietos.

    Lo que más disfruto es poder darle un seguimiento, aunque sea en la sombra, sin que se note mucho para no ser invasiva, a la vida de mis hijos, ellos tienen magia y transforman lo rutinario en especial, constituyen el conjunto de amor y sentido de mi existencia.

    Lo que más disfruto, como dice esa vieja canción: bendita sea la rama que al tronco sale, reconocer en mis padres y abuelos el cúmulo de valores de los que soy heredera.

    Lo que más disfruto es contar con tantos cariños que me ofrecen todas esas personas que me han convertido en parte de su rosal y del que soy una de las seleccionadas, tal como lo propone el Principito.

    Lo que más disfruto es ese momento de llegar al trabajo y descubrir que lo que ofrezco a los niños puede ser nuevo y que para agradecerlo siempre hay una respuesta de cariño. 

    Lo que más disfruto es comprobar que hay muchas personas que me tienen en su presente, aunque hace tiempo no nos encontremos.

   Lo que más disfruto es contar con recursos para responder a mis necesidades con un sí tengo, y saber que mis manos todavía tienen la fuerza para satisfacerlas.

    Lo que más disfruto son esas experiencias de viaje para ver a los que tanto amo y se encuentran lejos, y llegar a lugares y culturas de las que me robo un poco y las integro a mi repertorio.



    Lo que más disfruto es entrar a mi casa después de recorrer un trayecto complicado porque es mi refugio, mi espacio personal en el que suelto mis afanes.

    Lo que más disfruto son esos breves momentos de silencio en los que se da la reflexión y búsqueda de significados.

     Lo que más disfruto es ver esas viejas fotografías que me hacen convertir el pasado en presente, contemplando con alegría esos momentos que la cámara recuperó de manera permanente.

    Lo que más disfruto son esos encuentros con las amigas que me hacen apreciar la sencillez y simpleza de la vida. 

    Lo que más disfruto son esos momentos de encuentro con autores múltiples que dejaron en un texto palabras que ya no se llevó el viento.

    Lo que más disfruto es imitarlos y atreverme a escribir para dejar un poco de mí, más allá del tiempo y el espacio, a lo mejor a alguien le dice algo.

    Lo que más disfruto es poder saborear una comida o una cena que, como yo la he preparado, no tiene ni ajos ni cebollas.

    Creo a pie juntillas, que lo que más disfruto es poder disfrutar de lo que sorpresivamente o de manera programada, cada día me ofrece Dios.                                            

32 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page