Un cuento de ilusión y de esperanza - Alicia García Castelazo



Les voy a contar algo maravilloso que pasó hace muchos muchísimos años. Esto sucedió en un país de sol y arena, de olivos y palmeras, de gente buena y trabajadora.


Un día al empezar a anochecer, los pastores que vivían en ese pueblo regresaban del campo con sus ovejas y vieron en el cielo una estrella muy grande y muy brillante, era tan brillante que parecía de día, iluminaba todo el pueblo pero principalmente señalaba el lugar donde se guardaban las vacas y las ovejas.

Fueron a ver qué pasaba y al llegar todos quedaron asombrados al ver a un pequeño niño que acababa de nacer, a su madre y a su padre que lo miraban con mucho amor y orgullo de verlo tan hermoso, al mismo tiempo a lo lejos se oía una dulcísima melodía.


En ese tiempo había tres sabios que vivían en tierras lejanas una noche vieron en el cielo una brillante estrella y supieron que había llegado el momento de empezar a caminar, y eso hicieron. Uno de ellos venía de Asia, otra venía de Europa y otro de África.


En un cruce del camino se encontraron los tres sabios y decidieron seguir el camino juntos. Uno de los sabios se llamaba Melchor, otro gaspar y el ultimo Baltazar. Uno montaba en un brioso corcel, el otro venía en un hermoso camello y el ultimo venia sobre un majestuoso elefante. Y caminaron y caminaron durante un tiempo siempre siguiendo la brillante estrella hasta que un día dicho astro se detuvo enfrente de un humilde establo, el entrar contemplaron a un hermosísimo niño que irradiaba luz brillante, en el aire se sentía una paz y esperanza, después se inclinaron ante el niño y le dieron los regalos que le habían traído oro, incienso y mirra.


Cuenta la leyenda que los tres sabios regresaron a su país con una gran paz en su corazón y siendo más sabios que antes.


Mis abuelos me dejaron en la memoria esta hermosa leyenda que para mí ha sido un bello regalo que ha perdurado a lo largo de toda mi existencia.

104 views0 comments

Recent Posts

See All