top of page

Una Revolución Pacífica - Marichoni


Una prueba de la acertada
intervención educativa es
la felicidad del niño
María Montessori

Educación. Cuántos pensadores, a través de los años han concluido que, por medio de la educación, de esa revolución pacífica (no es cierto, no es tan pacífica) se cambiará el rumbo del mundo y llegaríamos a vivir en paz...


Entro a mi salón de clases, el de la generación número sesenta de mi trayectoria como maestra, me esperan veintinueve niños recién bañados (ojalá) que creen que lo que les ofrezco puede servirles para construir su vida, y por ello me atrevo a sugerirles, a describirles lo que pueden mejorar.


Recurriendo a confrontar la realidad circundante y las condiciones que rodean nuestro diario vivir, presento a los alumnos las actividades a cumplir, éstas tienen que estar permeadas por lo que identificamos que tienen que lograr para aprender a vivir, pero esto no es tan preciso, ya que como maestros no somos capaces de llegar al rincón de todo el conocimiento ni de todas sus necesidades, a veces nos quedamos solo en los alrededores, pero espero que los niños nunca se vayan en blanco. A nuestro pequeño nivel, hacemos una reflexión y concluimos que lo que aprenden tiene un sentido en su recorrido del mundo.

Para ello se necesita buscar la autonomía de cada niño y llevarlos al ejercicio de la verdadera libertad, de esa que no puede ser arrancada, situación que no resulta nada fácil, pero que creo es el camino más adecuado.


El lema es aprender a aprender, y yo quiero agregar aprender a aprender juntos, porque lo que no ve uno, lo puede ver el otro, porque la ayuda mutua se aprende ejerciéndola y, como experiencia, se convierta en forma de vida.


Educación, una revolución pacífica, aunque como dije antes, no es tan pacífica, a veces hay que establecer una lucha, para no decir una guerra al sistema, a la indolencia, al abandono de lo esencial, a la indiferencia que impide que se logre lo que trasciende, lo que puede llevar a lo fundamental.


Sí, como dijo María Montessori: a la felicidad del Niño, y por consecuencia a la felicidad del ser humano cuando alcance vivir en paz.



Ilustración: Fotografía del archivo de la propia autora.

21 views0 comments

Recent Posts

See All
Post: Blog2_Post
bottom of page