top of page

Y mi Madre cosía - Marichoni


Coser es escribir
poesía en la tela.

Sé que mucho antes de que yo hubiera visto que Mi Madre Cosía, ella lo hacía, incluso desde niña, porque parte de su tiempo en la escuela, lo utilizaba para aprender a coser, a bordar y a tejer, por eso Mi Madre Cosía.



Cuando todavía era tan pequeña, de dieciocho años, pero tan grande porque ya era mamá de una niña, y en pocos años se vio con otras tres, una tras otra hasta llegar a cuatro, se le ocurrió poner en práctica lo que había aprendido y por ello Mi Madre Cosía,


Sus idas a las Tiendas del Centro, a Correo Mayor, a las mercerías y sederías, en las que iba a buscar telas, hilos y tiras bordadas, era un paseo porque Mi Madre Cosía. Además, siempre dijo que con el costo de un vestido comprado, sus cuatro niñas estrenaban porque Mi Madre Cosía. Así le alcanzaba el dinero y así con frecuencia, había vestidos nuevos porque Mi Madre Cosía.


Se encantaba cuando las amigas floreaban su obra, que era los vestidos que usaban sus niñas, se sentía halagada y eso la motivaba de manera muy clara y por ello Mi Madre Cosía.


Siempre tuvo una máquina de coser Singer, ese aparato que era su fuente de ahorro, primero de pedales y después con un motor que mando ponerle para aligerarse el trabajo y por eso, con más gusto, Mi Madre Cosía.



Así la vi toda la vida y así se convirtió en experta para la costura y para que le alcanzara el dinero, Por eso Mi Madre Cosía.


Los vestidos que había elaborado y que ya no nos quedaban, los heredaban las hijas de Carmen, esa mujer que trabajó en mi casa por más de sesenta años y que tanto nos quería, le gustaba ver que Mi Madre Cosía porque esas prendas con encajes y bordados, algún día harían que sus hijas se vieran más bonitas. Siempre decía: - Son hermosos porque eran los que Mi Madre Cosía.




Ilustraciones: (1) del archivo fotográfico de la autora. (2) Fotografía de Claudio Swartz en Unsplash

34 views0 comments

Recent Posts

See All
Post: Blog2_Post
bottom of page