top of page

Un bebé - Anne Labrousse




Yo solo sabía que deseaba tener un bebé. No era una obsesión ni una búsqueda.

 

Era como una semilla en mi corazón y ya. Un bebé sería bienvenido.

 

El embarazo me tomó por sorpresa. Estaba viajando con el padre de mi hijo, aunque sola cuando descubrí que estaba embarazada.

 

Estaba en Guatemala y, durante un buen tiempo, pensé que era la comida lo que me pesaba.

 

Cuando me enteré, tomé un avión a California, donde vivía.

 

El doctor que consulté me anunció que tenía ya cinco meses de embarazo.

 

¡Y yo, con el mismo pantalón de siempre!

 

Le informé al padre ya que se había ido a Miami, y mis amigos se pusieron muy felices por mi.

 

El embarazo fue bello. Cada día, caminaba por el bosque para ir al trabajo.

 

El día que nació mi hijo, trabajé. El bebé era primerizo. Por esa razón, no pude tenerlo en casa como previsto.


Tuve que ir a un hospital, acompañada por el padre, mis amigas y las tres parteras.

 

Veinte minutos después de haber llegado al hospital, mi hijo había nacido.

 

Haber tenido a mi hijo fue totalmente natural y glorioso.

 

Me encantó y lo amé más que todo.



Ilustración: Fotografía de Hollie Santos en Unsplash

 

16 views0 comments

Recent Posts

See All
Post: Blog2_Post
bottom of page