Poemas para consumo personal III - Adriana Ortega



Las horas cayeron como lápidas sobre este silencio de fluidos.


Ataúd abierto.

Ceguera ante las zonas pútridas de un cadáver.


Monstruo de cuencas vacías;

muerto vacío, sin violencia;

no disiparía el sueño.


El espejo aprisiona las imágenes

acechantes en la trampa del azogue:

nuestro mundo que no acaba.

19 views0 comments

Recent Posts

See All