top of page

Ciclo - Esther Solano



El círculo se cierra.


El ciclo culmina, ya sea porque su tiempo se agota o el objetivo se cumple. Al iniciar un ciclo escolar sabemos que va a terminar, aprobemos o no. Es claramente finito.


En otras ocasiones, el final no está predeterminado y la decisión propia ha de manifestarse y con ella la duda ¿es lo correcto? ¿Es su momento? ¿Debería esperar un poco más? Sin embargo, a pesar de los cuestionamientos, sé que hoy suman trescientos sesenta grados, una vuelta completa.


Cerrar este ciclo me deja satisfacción y lecciones aprendidas. Lo tangible de los logros, lo intangible de la magia. Eso y las pistas sobre lo que sigue, aunado a la gratitud por la oportunidad. Una despedida sin lágrimas, no sin añoranza, aún antes de partir.


El viento sopla, despliego las alas y dejo que me lleve. La corriente es suave, pero constante. Viajo al encuentro del futuro. Con el miedo a lo desconocido que siento como un cosquilleo en la piel, superado con creces por la confianza de avanzar.


Ilustración: Fotografía de Tyler Lastovich en Unsplash

9 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Post: Blog2_Post
bottom of page