Maternidad I - Esther Solano



Quiero ser la madre que mis hijos necesitan. Cuando sea el momento verlos partir, a bordo de su propio barco, zarpando hacia el infinito.


Quiero llorar lágrimas gordas de alegría, del gozo de verlos iniciar su propia aventura. Como cuando se metían en su traje de pirata y yo, les pintaba barbas y bigotes, les maquillaba los ojos para que se parecieran a Jack Sparrow. Intrépidos, alegres, irreverentes, orgullosos de su navío imaginario, satisfechos de ser capitanes – no menos- así los imagino, así los quiero ver.


Quiero cumplir mi deber de amarlos y dotarlos de algunas herramientas. Pero, sobre todo, honrar mi obligación de hacerme a un lado, a través de la humedad en mis ojos, mirarlos alejarse, sin volver la vista atrás, a vivir su propia aventura. No mis sueños, ni mis ilusiones, por más hermosas que las haya tejido para ellos, desde el primer momento en que los sentí agitarse en mi interior.


Anhelo su vuelo. Aunque dejen mi nido vacío, ocupado con algunas plumas que han cambiado por otras nuevas y mejores.


Quiero ser una buena madre.



Ilustración: Madre y gemelos de Gustav Klimt

27 views0 comments

Recent Posts

See All