top of page

Puente - Esther Solano



Es la última noche de octubre. La luna llena resplandece en la bóveda celeste de perfecta oscuridad. No hay nubes, ni sopla el viento.


El silencio es absoluto hasta que se escucha un murmullo de pasos: se ha abierto el puente que viene del Mictlán.


Pasos y murmullos, acercándose, cada vez más fuertes. De este lado incienso y cempásuchil, veladoras que arden. Pistas para guiarlos a nuestro lado.


Aquí espero esta noche llena de alegría porque recibo visitas, mis más queridas, mis más amados. Los que ya no están. Los que han dejado un hueco en mi corazón con su partida y han llenado mi jardín de flores con su vida.


Celebro su vida con una ofrenda material y me recuerdo de sus ojos mientras miro el pabilo encendido y la cera gotear por el borde del vaso.


Agradezco la pausa y la compañía, les prometo que los alcanzaré. Mientras el copal, como el tiempo, se consumen.



Ilustración: Fotografía de Chris Luengas en Unsplash

26 views0 comments

Recent Posts

See All

Comentários


Post: Blog2_Post
bottom of page