top of page

Cada una de tres - Marichoni


Tres es número mágico
en casi todas las culturas. 


Estamos hechos de muchas figuras que conjuntadas nos conforman, y como todas son uno mismo, yo no deseo deshacerme de ninguna de las que me integran, todas tienen sentido porque todas han hecho su aportación.



Sin embargo, me gustaría mencionar a tres que ahora observo muy presentes: La Alicia en el País de las Maravillas, la que cree que el mundo es fabuloso, que ella puede lograr que todo sea lindo y que puede hacerse pequeña o grande según el lugar en el que se halle ubicada. Pequeña ante lo que desconoce y le atemoriza, y grande ante lo que sabe y puede mostrar. Como ejemplo, sesenta años dedicados a la enseñanza, ofreciendo elementos que pueden favorecer aprendizajes, intentando colaborar con un granito de arena para hacer de este mundo un lugar mejor.


Sí, después de sesenta años de hacerlo, camino por un sendero conocido, me veo grande porque son pocas las dudas, quizá los nuevos para qués o los de qué manera se requiere ahora. Pero me muevo como grande.



Pero entonces surge Abrumada, la que siempre permanece alerta, la que conjunta múltiples roles y se agobia, la que hace y deshace en el día; la que vive con angustia por el tiempo, por lo que falta, por lo que hay que realizar, por lo irrealizable, por lo que sucede, por lo que depende de ella y por lo que se hace en contra de lo esperado y escapa de su mano.



Si, así lo vivo, y me abruma porque no siempre veo la claridad en el paisaje de la vida.

Pero para encontrar el balance, surge la Einstein Relativista, la que cae en la cuenta de que todo es relativo: el tiempo, el poder del convencimiento, el juicio implacable, la autoridad del otro, la opinión diferente, la conclusión que no deja paso más que a la aceptación.


Si, todo es relativo, también lo que puedo ofrecer y a lo mejor ni se acepta.


Por ello para seguir construyendo la vida es necesario relativizar la angustia porque no todo depende de mí, porque mis deseos no son los del otro, porque necesito aceptar la diferencia.


Si creo que la Einstein relativista puede generar serenidad, equilibrio, estabilidad y lograr justicia.


Pero a pesar de toda esta conciencia y de reconocer a las tres, las veo actuar sin ver desaparecer a ninguna, todas son una, no puedo excluirlas porque todas juntas soy yo.



Ilustraciones: Fotografías de Doble e, Knsenia Makagonova y Taton Moise en Unsplash

29 views0 comments

Recent Posts

See All
Post: Blog2_Post
bottom of page