Me gusta / No me gusta - Esther Solano



Me gustan las manos que construyen, aunque tengan callos.

No me gustan las manos ociosas, ni las que golpean mujeres.


Me gusta el helado, no importa el sabor.

No me gusta ni el café frío, ni el aguado.


Me gusta hacer, tanto como imaginar.

No me gustan los peros, ni los pretextos.


Me gustan los bigotes y los ronroneos de los gatos. Su natural curiosidad.

No me gustan los perros en las azoteas, encerrados y tristes.


Me gustan los bebés y los cachorros porque huelen bien y son puro futuro.

No me gustan los niños incapaces de asombrarse – han dejado de ser niños –


Me gustan los raspones en las rodillas después de jugar futbol

No me gusta los uniformes sin raspones al final de un ciclo escolar.


Me gustan los que alzan la voz para defender sus ideales, creencias o convicciones.

No me gustan los que gritan consignas que no entienden.


Me gustan quienes disfrutan y celebran sus logros. Quienes comparten

No me gustan los que presumen sus éxitos, menos si son robados.


Me gustan los dedos regordetes de los niños.

No me gustan las manos pequeñas en los hombres.


Me gusta el sonido de la lluvia que llevo guardado en el relicario de mi memoria.

No me gusta que en la lluvia no estés tú.





Ilustración: Fotografía de Val Triebsky en Unsplash

27 views0 comments

Recent Posts

See All