Mi carta a los Reyes Magos - Marichoni


Esta noche de enero hay que dormir

porque los Reyes Magos van a venir.


Al igual que hacía de niña, salí la noche del cinco de enero a buscar las tres estrellas pertenecientes al Cinturón de Orión, que la fantasía simula que corresponden a los Magos de Oriente, cuando iban en búsqueda de la estrella de Belén. El que cabalga a caballo y lo hace por toda Europa, el continente de nuestros ancestros; el que se mueve en enorme elefante, para recorrer por Asía y Australia y el que monta en un camello por ese continente africano, en el cual se cree que surgió nuestra especie y que hace en tiempo lejano, se hallaba unido a nuestra América faltante y representada por esa estrella solitaria que le da cabida al cuarto rey mago que transita con una llama a su lado. Sí, salí a buscar las cuatro estrellas y a los cuatro magos dirijo mi carta en la que especifico esos anhelos que espero ver concretados como regalos, una carta con lo que deseo recibir. Siento, como en aquellos tiempos de infancia en los que sólo darme cuenta que fecha se acercaba, el corazón me latía a velocidad apremiante, esperando que cuando llegaran los Magos, a cambio de dejarme los regalos tan deseados, se hubieran tomado el refresco y las galletas que yo les había puesto para aminorar su cansancio de ir de casa en casa, identificando a cada niño por su zapato.


Sí, de la misma manera hice mi carta con la lista de peticiones que, espero se vean cumplidas, no sólo al amanecer del día de la Epifanía sino desde hoy y hasta siempre.


Transcribo mi propia carta firmada y autentificada.


Reyes Magos yo les pido:

- Seguir caminando en mi tiempo y descubrir, a cada paso, el verde de las plantas vivas, salpicadas de mil colores por las aves y las flores que las adornan con su presencia.

- Renueven mi cartilla de salud y trabajo, a ambos los necesito conmigo hasta el último aliento.

- Les pido un certificado de unión y amor entre todos los miembros de mi familia: hijos, nietos y hermanos, son fuente de inspiración y de vida, al igual que los primos y amigos que me acompañan a diario, así me sentiré arropada y protegida.

- Para mi México lindo y querido les pido actuar en conciencia con lo que se necesita para amparar a esos paisanos que dentro y fuera se encuentran. A veces siento el desaliento de los errores de quienes dirigen el rumbo y, por ello, siento temor y desconsuelo.

- Por último, tráiganme un seguro de vida para el planeta, esa obra del Creador que nos lo dio como vivienda, como hogar y como refugio, mientras nos alcanza la eternidad de la existencia.


No sé si sea mucho lo que requiero, pero, a cambio de sus regalos, ofrezco mi respuesta consciente a cada pregunta que me interpele la vida y a cada decisión que tome, mi entrega y amor en cada relación que establezca, mi esfuerzo lleno de compromiso y atención en cada labor que realice, el cuidado y la conservación de cada regalo que me brinden.


De esta manera no sólo les escribo mi carta de peticiones sino mi compromiso para responder a esa oportunidad que, con cada amanecer renuevo: vivir aprendiendo, hasta el último momento.


MARICHONI

27 views0 comments

Recent Posts

See All